Gracias a la X edición del concurso Aguas de Murcia Solidaria alrededor de 300 habitantes, principalmente mujeres y niños, de la localidad rural de Nsimalen (Camerún) dejarán de caminar entre dos y tres kilómetros para abastecerse de agua. 

El proyecto "Agua potable para las poblaciones rurales de Mehendan, localidad de Nsimalen, Camerún", desarrollado por Fundación FADE y su socio local APF, tiene por objetivo facilitar el acceso al agua potable en un poblado rural para mejorar sus condiciones y calidad de vida a través de la disminución de las enfermedades relacionadas con la utilización de agua contaminada, la escasez de agua o los problemas de deshidratación. 

La excavación de un pozo, en un terreno facilitado por la población local; la creación de un comité de gestión del pozo, formado por los mismo aldeanos; y las actividades formativas en torno a la prevención de enfermedades relacionadas con el consumo de agua de mala calidad son las principales actividades que conforman el proyecto.

El acto de entrega, celebrado el 16 de julio, ha contado con la participación del concejal de Desarrollo Sostenible y Huerta Antonio Navarro Corchón y la concejal de Mayores, Discapacidad y Cooperación al Desarrollo del Ayto. de Murcia, Paqui Pérez, junto al gerente de Aguas de Murcia, José Albaladejo. que hicieron entrega del cheque por valor de 12.000 euros a la Secretaria del Patronato de FADE, Caridad Rosique. 

El concurso Aguas de Murcia Solidaria tiene como finalidad garantizar la disponibilidad y saneamiento del agua en países en desarrollo, y así contribuir a la reducción de la pobreza, todo ello a través de la instalación de infraestructuras hidráulicas que faciliten el abastecimiento de agua potable y saneamiento, en aquellos pueblos donde más lo necesiten, mejorando así la calidad de vida de sus habitantes. Todo ello encaminado a avanzar en el consecución del ODS 6: "Agua limpia y saneamiento".