Hoy, 5 de agosto, se nos ha ido al Cielo nuestra amiga y voluntaria María Requena Meana. Desde FADE queremos dedicarle estas breves palabras como muestra de agradecimiento por su gran labor.
 
El sentido de una vida se descubre, se re-descubre, cuando se cruza en tu camino una vida con sentido. Incluso el sentido de una iniciativa social, en mi caso la Fundación FADE, cobra nuevo impulso cuando alguien como María Requena llama a tu puerta para ser voluntaria. Esto fue en 2009. Su colaboración nos facilitó la coordinación de nuestro servicio de voluntariado en el área de Pediatría del Hospital Santa Lucía, en su querida ciudad de Cartagena. En 2016 nos propuso un proyecto que podía ayudar a muchas personas. Y así nació el proyecto SECUNDA Smile, dirigido a acompañar a los pacientes oncohematológicos adultos y a sus familiares en la U-55 del Hospital Santa Lucía. Ella, María, además de trabajar en esa planta, era profesora en la Escuela de Enfermería. Además, su vocación de servicio a través de su profesión le llevó años antes a especializarse en Cuidados Paliativos. Toda esa energía, esa fuerza, esa ilusión es la que nos transmitió para poner en marcha el proyecto, en colaboración con el centro hospitalario y especialmente de sus compañeros y profesionales de planta. Gracias a su tesón, el proyecto empezó su recorrido, con voluntarios estudiantes de Enfermería, ahora ampliado a otras ramas relacionadas. Junto a la ayuda concreta a cada paciente, su sueño se hizo realidad: acercar a los futuros enfermeros, enfermeras, la cara más humana de su profesión: el encuentro con la mirada del sufriente, la solidaridad concreta de dar vida a la vida, compartiendo una mirada de cariño, mirada que sin palabras pero con hechos transmite la enseñanza de Cicely Saunders, fundadora de los Cuidados Paliativos: “Tú importas por ser tú, importas hasta el último momento de tu vida y haremos todo lo que esté a nuestro alcance, no solo para ayudarte a morir en paz, sino también a vivir hasta el día en que mueras”. Paradojas de la vida, palabras que guiaron su voluntariado y que desde hace dos años experimentó desde la vulnerabilidad del paciente, fiada de los médicos, arropada por su familia y desde la pilla complicidad con sus voluntarios de ser arte y parte del proyecto.

Quería dar las gracias a María desde este espacio por el privilegio que ha supuesto para FADE poder acoger e impulsar este proyecto, merecedor en la convocatoria de 2017 de los Premios de Innovación Social de La Caixa. La trayectoria de María también fue reconocida en 2018 por el Ayuntamiento de Cartagena, siendo María galardonada con el Premio al Compromiso Social en su modalidad individual.

Pero el verdadero premio se lo ha dado hoy la Virgen, nuestra Señora de las Nieves, en el Cielo. El premio a una vida con sentido. María, gracias.
 
María Solís
Directora Fundación FADE 
 
 
María Requena Meana (9.X.1975-5.VIII.2020)
Enfermera por la Escuela de Enfermería de Cartagena. Máster en Bioética por la Universidad Católica de Murcia y Máster en Cuidados Paliativos por el Centro de Cuidados La Laguna y la Universidad de Navarra. Formada en el hospital St. Christopher Joseph, centro creado por Cicely Saunders, fundadora de los cuidados paliativos modernos.
Los últimos 7 años de profesión ha trabajado en la Unidad de Oncohematología del Hospital Santa Lucía de Cartagena.