El agua potable es casi una realidad para la población rural de Evondo (Camerún), ya que acabamos de comenzar los trabajos de construcción de un pozo de agua y de instalación de una bomba manual. Esta nueva infraestructura hídrica evitará a los lugareños largas caminatas en busca de agua de dudosa calidad y mejorará sus condiciones de vida y salud.

Este pozo cambiará sus vidas, ya que "el agua potable es lo que más cambia la vida de estas poblaciones" y, especialmente, de los niños.

Así de contundente se muestra María Coutinho, responsable de APF -nuestro socio local en Camerún-, quién explica que "se trata de realizar una primera obra de interés general en el poblado y estamos comprobando que esto tiene un efecto positivo muy importante en la educación de los niños y de los jóvenes. Se interesan y son curiosos. Crecer viendo algo en el poblado para el bien común, accesible a todos y cómo los adultos se organizan para cuidarlo deja una buena huella en cada uno. En el país la preocupación por el bien común es muy incipiente, pero las futuras generaciones ganarán mucho al integrarla". 

La construcción del pozo de agua en Evondo se enmarca en el proyecto ‘Agua potable para las poblaciones rurales de la zona de Mehendan’, desarrollado por Fundación FADE junto al socio local APF y en el que colabora Fundación Mutua Madrileña, tras resultar seleccionado en la IV Convocatoria de Ayudas a Proyectos de Acción Social en la categoría de Cooperación al Desarrollo.

El proyecto marcha a buen ritmo: ya han comenzado los trabajos preparatorios -contactos con las autoridades, visitas sobre el terreno, etc.- y de construcción del pozo; los técnicos que trabajan en la zona han verificado la existencia de agua; y se han iniciado las acciones de sensibilización a la población al uso de agua de buena calidad, a la higiene y a la prevención de enfermedades debido al consumo de agua contaminada y a la deshidratación.

El pozo, construido sobre terreno cedido por las poblaciones, tendrá en su interior una columna de anillas de cemento armado de un 120 cm diámetro, un filtro en grava, los tubos para captación del agua y el captador. La bomba será manual, pues la población no dispone de electricidad.


Construcción de dos pozos y formación en hábitos de higiene y salud

El proyecto ‘Agua potable para las poblaciones rurales de la zona de Mehendan’ -en el que Fundación Mutua Madrileña colabora con 25.000 €- incluye -junto con el de Evondo- la construcción de otro pozo de agua, así como formación en hábitos de higiene y salud en dos localidades de la zona rural de Mehandan (Camerún). Una vez acabados los trabajos de construcción (en febrero de 2017), se beneficiará -de modo directo- a 1.000 personas (en su mayoría mujeres, muy jóvenes y con un número muy elevado de menores a su cargo).

El impacto del proyecto alcanzará, al menos, a otras 3.000 personas de modo indirecto. Se trata de poblaciones que viven en situación de pobreza extrema, con bajos o nulos recursos económicos y altas tasas de analfabetismo. Al carecer de infraestructuras hídricas en condiciones, las tasas de enfermedades relacionadas con la utilización de agua contaminada son bastante altas, de ahí la importancia de proyectos como este. Gracias a la construcción de los dos pozos, cuyo agua potable estará a la disposición de todos los habitantes y pasantes, mejoraremos las condiciones de vida y salud de la zona rural de Mehendan.